miércoles, 27 de agosto de 2008

¿Cual es la función de una institución pública?

La razón de ser de las instituciones públicas es servir al desarrollo de la sociedad de la cual es producto. Este principio debe ser rector en toda la actividad. Solamente cuando seamos capaces de anteponer el bien común y el desarrollo de dichas instituciones se puede avanzar hacia la coonstrucción de sociedades mas justas y humanas.
La mayoría de las instituciones públicas de America Latina han sido administradas bajo una visión heredada de la colonia. Es decir, son administradas en función de que todos sus miembros contribuyan al beneficio o enriquecimiento de quienes la administran y no en función de los principios rectores que le dieron razón de ser. Por ello es común escuchar hablar mal de dichas instituciones y afirmar que las instituciones privadas son mejores.
En la mayoría de los casos cuando los que hacen estas afirmaciones llegan a dirigir una institución pública terminan haciendo una apología de razones para no hacer nada. Por el contrario aumentan el nivel de ineficiencia, pues le agregan su pesimismo y sus propios intereses, que en muchos de los casos caen en ilicitos.
Durante la colonia, a los gachupines se les entregaba grandes extenciones de tierra para que los administraran, pero en lugar de producir reditos a la Corona, las riquezas producidas fueron engrosando los fondos de su propia arca y no la de la corona. Esta visión de enriquecerse a costa de las instituciones públicas no ha logrado disminuirse, por el contrario, pareciera haberse incrementado en aquellos países que defienden el neoliberalismo.
Cabe pregunarse ¿Hasta dónde nuestra actitud contribuye a este fenómeno?
Es muy comun observar dentro de estas instituciones un irrespeto por las mismas leyes que los rigen. En muchos casos los que representan la institución crean una estructura de control de las instancias responsables de velar por la correcta aplicación de la ley, volviéndose complices de ese estados de cosas.
Es necesario que nos comprometamos por sacar nuestras instituciones públicas del marasmo en que las han sumido dichos administradores. La construcción de instituciones públicas más eficientes en la ejecución de su función dependerá de la altura moral de los que la dirigen, del involucramiento de los dirigidos y del respeto a los principios y fines que le dan su razón de ser.

5 comentarios:

Anonimos Asociados dijo...

Hola!

Pasábamos por aquí. Nos dábamos cuenta que existen varios blog con el nombre de Universidad de El Salvador, ¿qué acaso no existen restricciones respecto a utilizar el nombre de esa autónoma por allá?

Bueno, trabajemos un poco.

Los blog se juzgan desde el nombre hasta el contenido. Primero, por el nombre parece como que aqui se anuncian las actividades de la autónoma y vemos que no; segundo, este post me parece que deja una idea incompleta y que no sugiere mucho.

En fin, sería bueno trabajr mejor la idea del blog porque se ve que es nuevo.

María del Pilar Aparicio Romero dijo...

Saludos soy de México, y aquí padecemos del mismo mal.

Joaquín Sánchez dijo...


Yo también soy de México D.F.
Ing. Joaquín Sánchez.

En algunos casos los empleados o mas bien los servidores publicos no son responsables y caresen de profesinalismo o no Pila ? Ya que falta cuando quieren , tratan mal a los alumos y siempre quieren hacer lo que quieren y no entienden que hay un nivel gerarquico en las organisaciones, sin importar si es el sector público o privado, dejando antecedentes de mala conducta, y de mala imagen a la sector publico Que opinas PILAR ????????

MP AR dijo...

jejeje que tienes muy mala ortografía y creo que otras personas son las que dejan en mal a las instituciones. Y que es una pena que se digan profesionistas, si hacen comentarios que ni al caso reflejando sus frustraciones y carencias emocionales. Pero que podemos hacer...

MP AR dijo...

Todo lo que te molesta de otros seres, es solo una proyecciòn de lo que no has resuelto de tì mismo